sábado, 5 de septiembre de 2009

Política ficción.

Regreso al futuro.
Era diputada en el parlamento y aquella tarde, no sabia como, había viajado en el tiempo. Estuvo varias horas en el pasado pero, eso si, no supo exactamente en que época del pasado pues todo el rato trascurrió en una inmensa pradera cuajada de flores de todos los colores. Cuando le dijeron que debía volver al presente tomo una diminuta flor azul y la asió a un ojal de su blusa. Ya en el trayecto de vuelta se sintió aterrorizada. No debió tomar aquella flor. Quien sabe que trágicos cambios podía provocar en el presente aquel pequeño gesto bucólico. Tembló pensando cual de los muchos totalitarismos se encontraría dominando el mundo por su momentánea inconsciencia.
Cuando llegó al presente se sintió mucho más tranquila. Solo observó dos cambios en la realidad con respecto a su partida y tampoco eran muy graves, la verdad: Observó en primer lugar que las luces de los semáforos eran cuadradas; y en segundo lugar que sus compañeros diputados del parlamento nacional seguían vistiendo traje y corbata, como siempre, pero ahora calzaban chanclas hawaianas de goma pareciendo lo más normal del mundo. Pero ni los semáforos cuadrados habían mejorado las calles, ni lo exótico de aquel calzado ayudó a los diputados a combatir mejor las injusticias.
Desde entonces consideró lo lento que avanza el mundo y cuanto le costaba volver de las vacaciones de verano.


10 comentarios:

Abriles dijo...

JAJAJAJ
me has arrrancado una carcajada frente al ordenador!!!

andas inspirado, está genial!!!

Lúcida dijo...

Genial!!

GINEBRA dijo...

Una historia muy ocurrente, querido Queiles, jejejejeje. No me hago a la idea de ver diputados en chanclas, pero estaría bien... lo que sí haría yo si fuera diputada es ir, cuando me apeteciese, claro, con una flor en el ojal de la blusa, de hecho lo hago a veces cuando corto una flor silvestre en mis paseos, me la coloco en el ojal o en el pelo, y voy tan ricamente por la calle, es más me encanta...
Preciosa canción.

JESUS y ENCARNA dijo...

Buenos dias Queiles, me hubiera gustado saber, hipoteticamente, que hubiese pasado si en lugar de una flor, cogiera una piedra, como a veces suelo hacer yo, hipoteticamente me gustaria pensar que los politicos sea cual fuere su calzado, lograsen que la justicia y las necesidades del personal, (quizas en Africa), fueran equitativas y hubiesen desaparecido las guerras y las lapidaciones, por ejemplo, etc....
Tantas y tantas cosas que se hubiesen podido mejorar si se le hubiera ocurrido cojer una piedra....
Disculpa.....Lo cierto es que en este mundo roto las cosas van mas lentas de lo que hiciera falta, por lo menos en determinadas cuestiones.
Saludos Cordiales.
Jesus

Oyana dijo...

Qué ingenio, Queiles!
Me parece que, el ser humanao, con chanclas o con zapatos de charol con cordones, es bastante incapaz de combatir la injusticia, ahora, antes y siempre.
El mundo avanza despacio, sí. Y volver de las vacaciones cuesta un montón. El mes de septiembre entero.
Un beso

anabel dijo...

La depresión postvacacional te ha dado lucidez.
El mundo avanza lentamente en algunas cosas y ciertamente el combate de las injusticias es una de ellas.
Entretanto, soñar...alivia.
Un abrazo.

Tereza dijo...

Hey muchisimas gracias por tus comentarios!!!! Los cambios que valen la pena son los que trascienden! Me considero afortunada al estar entre tus favoritos!

maga dijo...

Que genial y qué gran ingenio para escribir así!! Muchas gracias x la visita y por seguirme!
besos de esta maga nueva.

Maria Coca dijo...

Entre la magia y la realidad, entre la crítica y la objetividad. A tu mirada no se le escapa nada.

Besoss

en las nubes dijo...

que bueno jajaja

besotes!!!