viernes, 26 de junio de 2009

Ritmo, compás y melodia.


La música de tu vida.
Como pensar en silencios, blancas y corcheas; así puede llegar a ser el acontecer de una vida: sencilla y llena, emocionante y acompasada, eterna y relativa.Con una pizca de sentimiento efímero y extensas praderas para la felicidad.
A veces se marca el ritmo y otras la melodia invade cada resquicio de la memoria.
El tiempo, sabio y tenaz compañero, se suele atrincherar contrario a tus deseos, dado su peculiar sentido del compás. Nunca te da la razón, solo te concede leves brillos entre ramas, en la espuma de las olas o meciendo los trigales.
Hay veces que prefieres el cese de la música para escuchar el susurro del viento.
Y sentado al borde de la muralla, con los pies colgando, otear al otro lado el horizonte de la cara oculta de la vida.



13 comentarios:

GINEBRA dijo...

Es preciosa esta reflexión y metáfora de la vida... a veces es bueno sentarse en el muro y otear el horizonte. Me encantó, Queiles... también los creedence que sabes que me gustan mucho.
p.d. últimamente casi ni nos vemos... besos de finde

Troba dijo...

Y escuchar de vez en cuando a las caracolas marinas...

Sara dijo...

Yo suelo preferir el silencio.

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Hermoso es el silencio en los mejores momentos, pero tan necesaria la música, sus notas, ritmos y melodías...

Un fuerte abrazo Queiles amigo, cuidate mucho.

Siab-MiprincesaAzul dijo...

El silencio es la mejor compañía a mi soledad... y me encanta!!
un beso

Emilio dijo...

Una reflexión en silencio siempre enriquece el alma.
Saludos.

Ericarol dijo...

que bello post!!!!!

a veces prefiero los susurros del viento, a veces los acordes de una guitarra, a veces un reggaeton encendido....

Saludos!!!

Tereza dijo...

Pues dicen que tu corazón late al ritmo de la música que escuchas. A veces tu corazón está en silencio y es lo único que deseas. Otras veces serán acordes de guitarra porque tu corazón se asemeja a esas notas rústicas, o a la suavidad de una flauta o a la fuerza de un violín. ¿Cómo se puede describir en palabras el sentimiento que te provoca la música?

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Hay veces que prefieres el cese de la música para escuchar el susurro del viento. "


Nadie sabe tocar en el violín infinito del mundo como el viento.

Saludos!

kat dijo...

a mi me gusta la música cuando abre el cajón de la memoria...
Un beso

Maria Coca dijo...

Muy bueno lo de la cara oculta de la vida. Me encanta. Y muy reflexivo éste escrito con el que coincido en todo. Suena estupendamente.

Besosss

VeRoNiKa ♫ VeCa ♪ LiFe dijo...

Hay veces que prefieres el cese de la música para escuchar el susurro del viento.
Y sentado al borde de la muralla, con los pies colgando, otear al otro lado el horizonte de la cara oculta de la vida.

Somos dos...yo tambien quiero eso o prefiero eso...

que lindo post.

Saludos del otro lado del charco!!

Bohemia dijo...

Coincidomos en la temática de nuestras entradas y en el libro.
Ya terminé "Sputnik, mi amor" y bueno, me ha gustado, sobre todo como está escrito pero, para mi gusto, no es tampoco para tirar cohetes. Ahora estoy leyendo de ese mismo autor "Tokio blues"

Un beso