lunes, 2 de marzo de 2009

Revolución.

La definitiva.
Aquella revolución aún recien nacida levantó los ojos al cielo para clamar que necesitaba desmarcarse de su futuro y condición pues, hasta aquel momento, las revoluciones que no se ahogaban en sangre, terminaban solidificando y dando lugar a rígidas y preciosas lápidas.
Aquella revolución, aún infante, queria pequeños recintos donde palpitar en cada corazón, para así no ser impuesta a nadie.
Aquella incipiente revolución queria crecer invisible y llegar a ser definitiva y constante.

11 comentarios:

amor y libertad dijo...

que nuestras revoluciones sean siempre las de la palabra y el arte, las de lo auténtico

Cris dijo...

Ojalá todas las revoluciones nacieran de manos inocentes unidas, dispuestas a inventar, a crear, a creer y solar con una sonrisa en los labios y siempre mirando hacia delante. Me encanta la foto y como siempre, el texto!

saludos bajo la lluvia de Madrid.

Nausicaa dijo...

Ojalá lo consiga.

Oteaba Auer dijo...

Maravillosa revolución la que se basa en la no violencia...alguna se consguió en la India cuadno el imperio victoriano y se ha convertido en un simbolo y ejemplo a seguir...de a poquito sin apenas ruido se llegará a la definitiva querido Queiles
Un beso

GINEBRA dijo...

Las revoluciones infantes de las que hablas, pequeñas en sí, pero con gran porvenir o esperanza de "crecimiento" son las mejores... sobre todo porque son libres y no impuestas. Como siempre, preciosas ideas que compartes con nosotros. besos de miércoles (pero no de ceniza, jajajajaja).

Georgia dijo...

Si la inocencia realmente fuera parte...sino fuera impuesta a nadie...

un abrazo

oyana dijo...

Lo que nace con fuerza y no se corrompe, llega a ser definitivo: las revoluciones, las amistades, los amores.
Un beso, Queiles. Creo que ya andaré a menudo por aquí.

Maria Coca dijo...

Ojalá lograra su fin. Sería hermoso, como tu texto.

Besosss

Abril dijo...

que hermoso es mi niño, mi niño, mi NIÑO!!
como todo lo que escribes...

Bohemia dijo...

¡Que chulo!

Ericarol dijo...

Si. Revolución. Aunque no sepamos para que y en que parará. abrazos!