sábado, 28 de febrero de 2009

Urbana soledad.

New York

Tumbado en la hierba de Central Park, toda la ciudad gira entre el vértigo y la parsimonia de un incierto y consabido destino. la brumosa calma, dicha de multicolor filigrana, transhuma los mandatos de un desteñido conjuro. El conjuro de sus esquinas y avenidas cual heraldos desvaidos y unánimes de un presente inacabado.
La ciudad transita en volcanes de ordenada sincronía urbana. Volcanes que añoran un asomo de verdadera lava. Nadie sueña en su cielo, nadie duerme allá, en un cielo de ceniza, sino los pájaros que suenan a lamentos o a muchachas heridas por la luz.
La ciudad transmuta en contornos incontrolables de blues , hip-hop, son y bachata. El humo de sus paredes resuelve atroces incógnitas largo tiempo escondidas y un simultaneo deseo se aplica a cada mirada de la inmortal e inmensa manzana.
La ciudad trasgrede cada día la acrisolada pauta de sus calles, de sus gentes… y mantiene despierto el sueño de la mas imposible quimera.
New York: Cielo desierto preñado de razas y multitudes.



16 comentarios:

amor y libertad dijo...

y en el tumulto, de algún modo, la libertad de estar solo

Troba dijo...

cuantas millones de historias tenia la ciudad de NY, según el maestro Ruben Blades?

saludos!

Queiles dijo...

Ocho millones de historias tiene la cuidad de Nueva York.
La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida ¡Ay! Dios
Como decía mi abuelita, el que de último rie, se rie mejor….
(Pedro navaja)

Cris dijo...

No conozco NY pero recientemente la han visitado gente cercana y se han enamorado de ella. A mi no me atraía mucho pero me llegan tantas historias que ya me veo paseando en ese parque y en grandes avenidas.
Genial esa foto me ha encantado.
Besos!

Camille Stein dijo...

me gusta la idea de una ciudad formada por múltiples microcosmos: solapados, superpuestos, tangentes... pero siempre interactuando entre sí... N.Y., el mundo que converge en un único núcleo

un abrazo

La sonrisa de Hiperión dijo...

"New York: Cielo desierto preñado de razas y multitudes"

Babel, tierra de Babel, tu que sin cimientos levantaste una torre tan alta como el cielo, vigila tu sangre, no sea que vuelva a caer y derrumbarse.
Saludos!

Jeanne dijo...

Ummm que sensación de libertad enorme...me gusta tu cielo de New Yok...como un cielo de los Simpson.

J.

GINEBRA dijo...

¿Has conocido NY??? tengo muchas ganas de ir a "la meca del capitalismo mundial", jajajajaja.. Queiles me encantó como describes esta ciudad por la que siento verdadera curiosidad.
Me quedo con Ray Adams y su New York, genial banda sonora. Besos de domingo

GINEBRA dijo...

Acabo de verme en tu caja, no te imaginas la ilusión que me hace cada vez que escribo algo que te gusta y me "me emparedas en esa magnífica ventanita de tus cosas". Muaaaaaaa....

MaRiLu dijo...

"NUEVA YORK, NUEVA YORK
ARDE COMO
LAS LUCES DE LAS ESTRELLAS..."

Perfecta descripción!
Para es aún una quimera...
una experiencia pendiente.

Como siempre, bello!
Un abrazo!

MaRiLu dijo...

Errata...
Quise decir:Para mi es aún una quimera...

Shanty dijo...

He ido tres veces a N.Y. y lo que más me gusta, es la cantidad de arte y todos los espectáculos de calidad que la ciudad ofrece. Aún así, con su corre-corre, la adoro.

Besos.

Libélula dijo...

Hola Queiles!

NYC es preciosa, tuve la suerte de visitarla varias veces y la conozco en todas sus estaciones. Me he enamorado de ella y en cada viaje le descubro nuevos aspectos.

Divina descripción de ella!

Besos, Libélula.

Lúcida dijo...

Y entre tanto ruido, unos pensamientos tan acertados.

Ericarol dijo...

Yo amo NY. Para mi nada es gris, ni incierto, ni desconocido, Para mi... es el paraiso. No hay lugar donde me sienta mas YO, o mas libre. Alli quisiera vivir mis últimos años, caminando por Chinatown, o por Soho...
besos!!!

Condevolney dijo...

Buen relato, mestizaje solidario, pero quiero hablar del hombre deshabitado en su bullicioso entorno desalmado, rara virtud la del humano que en tanto en cuanto está rodeado por mayor número de sus “iguales” su soledad se hace más patente, precisamente esa ciudad que tanto me seduce es el claro ejemplo de esa rara virtud. Deberíamos saber vivir con nuestra soledad en quietud y observación, la dualidad se diluiría y ese bullicio se tornaría en ordenado y el tiempo seria irrelevante, ese será el nuevo espacio de la nueva mente del nuevo humano que tubo la rara virtud de estar tan solo, en tanto en cuanto estaba más acompañado.

Un abrazo de paz en percepción unitaria (J. Krishnamurti)
Disculpa el desatino (si cabe) es que voy como una moto y me reboto.

PD: Buen apólogo sobre el traicionero nacionalismo, OK.