domingo, 24 de agosto de 2008

Metas.

La línea del cielo.
Antiguamente (Y hablo de miles de años) no existía el horizonte, o por lo menos nadie había necesitado nunca de su existencia. Todo empezó cuando un día alguien se quedó mirándolo y pensó: ¿Qué habrá más allá de esa línea extensa y luminosa? Aquella persona se puso a andar y su silueta empezó a recortarse en el inmenso paisaje. Desde entonces muchos plantearon nuevas encrucijadas en su caminar y el horizonte se convirtió en el destino fundamental de cualquier esperanza o iniciativa. Y Todos los países sin excepción, todas las razas, todos los pueblos, clases sociales, religiones, culturas, sexos y condiciones del planeta; se atribuían la pertenencia a su clan, de aquella primera persona que marchó hacia la línea del cielo.

30 comentarios:

Gizela dijo...

Gracias por tu linda visita.
Y ..que lindo...
Lo que escribes y las fotos... bellísimas!!!!
Que lindo es poder estar aquí, sinceramente
Un abrazo
Gizz

Jeanne dijo...

Yo soy una enamorada del horizonte, ya que normalmente los edificios me impiden verlo.

Por eso, cuando me alejo, cuando dejo atrás las construcciones, las montañas,los pequeños montes y entro en territorios planos, lo descubro allá a lo lejos....

Ver el horizonte me llena de una paz inmensa...

Jeanne dijo...

Yo soy una enamorada del horizonte, ya que normalmente los edificios me impiden verlo.

Por eso, cuando me alejo, cuando dejo atrás las construcciones, las montañas,los pequeños montes y entro en territorios planos, lo descubro allá a lo lejos....

Ver el horizonte me llena de una paz inmensa...

LILITH dijo...

El horizonte, siempre lejano, único punto de referencia para muchos/as que huyen de la realidad cruda que se pasea ante sus narices

Ericarol dijo...

Hola Queiles

Me gustan los horizontes perdidos.

Tengo una gran lista de lugares que quiero conocer pronto y algún día.

Lindo post.

Besos.

CORNELIVS dijo...

Que lindo sería que el ser humano tuviera claro cual es el horizonte de su destino y se encaminara a él firmemente, con convicciones y sin miedo!

Buen post.

Saludos

Bohemia dijo...

Es como un destino al que llegar, a través del que guiarse, como un faro a lo lejos, una meta...

Un saludo...muy lindo blog!

Laurita dijo...

Así echamos todos, unos detrás de otros, a andar o a correr, según las circunstancias, al alcance de esta línea que cada día queda más lejana. Hasta que no sabemos si somos nosotros quienes corremos tras ella, o si es ella la que nos persigue a nosotros.

ANAROSKI dijo...

Hola:

He conocido tu blog a través de otros que visito, soy andaluza, aunque con playa, de Cádiz, si se te apetece te invito a mi blog y aprovecho para preguntarte si te importa que venga de vez en cuando a visitarte.

Un saludo.

anaroski.blogspot.com

Marysol dijo...

Mirar la horizonte, allá donde nuestra vista puede perderse sin obstáculos. Allá he de llegar para dentro de poco, si Dios quiere, retornar airosa.
Un abrazo, Queiles, pronto volveré a leerte.

Gigi German dijo...

El horizonte, mis sueños... Imagino la satisfacción de ese valiente que se atrevió alguna vez a ir mas allá...

Un beso, siempre un placer leerte y disfrutar tus imagenes.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Que hay más allá?
No está lejos.....
jaajaj
Saludos

GINEBRA dijo...

Deparo en el horizonte siempre que estoy frente al mar. Es entonces cuándo más cercano y lejano a la vez se me aparece.
Me encantan tus reflexiones. Besos

Lúcida dijo...

El sueño inalcanzable, el horizonte... quién no tiene uno.

María dijo...

Ayssss ¿dónde estará mi horizonte? si hay días que creo que le tengo perdido ni se sabe dónde.

Un beso amigo mío.

Sara dijo...

A mi entender debemos ir pasito a pasito, es dedir, meta a meta para cuando alcanzamos la meta final la saboreemos mejor y si acaso no la alcanzasemos pues no pasa nada, miraremos para atrás y veremos que hemos conseguido otras metas más pequeñitas pero muy muy importantes en nuestro camino.
Precioso post queiles
un abrazo

en las nubes dijo...

que foto más bonita!!!

Amada Inmortal dijo...

que linda leyenda... me sentí como parte de algo... como actor de esa escena... gracias por compartir eso... besos

Sombra de Luna dijo...

Que bonita historia...a mi me gustaria llegar al infinito, para ver como es...y tocarlo con la punta de los dedos!
un beso

Vegetable Man dijo...

yo tambien pierdo mi mirada en el horizonte, pero no se si sigo los sueños de los que lo exploran.

abril dijo...

Me gusta esa linea.
A veces simplemente contemplarla y trazar metas (o pensar en viejos objetivos.
Me gusta esa linea.
es como diria Galeano de la Utopía, algo que sirve para caminar.
un abrazo

MaRiLu dijo...

Preciosa reflexión!
De verdad que esa línea del cielo... quisiera atravesarla... y encontrarme cara a cara con el Creador...
A menudo me sitúo en la esquina del horizonte... mentalmente...
Me encantó este post, como muchos de los tuyos.
Besos amigo!

Nome Digas dijo...

La línea del horizonte es interesante: aporta una amplitud de miras, una apertura hacia nuevos lugares, un deseo de ponerse en marcha, una orientación existencial... Yo tengo una teoría: los pueblos que viven encerrados en sus montañas no tienen horizontes...

Luna llena dijo...

Caminante no hay camino, se hace camino al andar...

Miremos siempre al horizonte, soñemos con alcanzarlo...y caminemos...



Besos! y genial.:)

Themys Brito dijo...

Maravilloso. El horizonte como el eterno símbolo de la esperanza del cual todos quisiéramos ser conquistadores.

manly dijo...

El horizonte es simplemente un efecto visual, sin embargo, siempre habrá personas que, en su búsqueda, intenten cruzarlo.

Sonita dijo...

caminar hacia los sueños, atar, desatar esperanzas que nos van fortaleciendo por este sendero de la vida!
hermoso escrito y una bella imagen!
un dulce saludo.

Cris dijo...

quien dibujó el horizonte, las fronteras, los márgenes???
maravillosa foto, interesante texto...

Amaveli dijo...

Quizá después de eso siguió el querer conquistar esas tierras. El hombre en su ambición de tener más, de tenerlo todo, inició con las guerras.

Saludos :)

Luis y Mª Jesús dijo...

Al horizonte nunca se llega por eso toda muerte es prematura



El horizonte es el rayo de luna de las leyendas de Becquer. (Un efecto óptico)