viernes, 24 de diciembre de 2010

Dependencias.


TV
Se creía especial. Estaba seguro de pertenecer a alguna dinastia samurai, aunque no sabía cual; de hecho su partida de nacimiento lo situaba en Puertollano (Ciudad Real).
Cada noche dormitaba con la TV encendida y se deprimía; Perdía estatura. Un dia no alcazó la mesita de noche donde descansaba inocente el mando a distancia. Tuvieron que ingresarlo.
La eficacia del tratamiento consiguió detener el proceso e incluso volvió a crecer, iniciando así una nueva etapa en su vida.
A partir de ahora lucharía para que nada fuese igual y no se repitiera el dia en que no quisiera crecer mas y volviera a dormir con la TV encendida.
Puede que ese dia fuese el último y los rayos catódicos lo desintegraran definitivamente.


Vallecas 1996 - Topo

11 comentarios:

Troba dijo...

La TV nos liliputiza.

Un abrazo.

María dijo...

Feliz navidad llena de magia y de encanto.

Un beso.

Abriles dijo...

yo llevo exactamente un año sin Tv y pues... no he crecido

Queiles dijo...

Abriles, seguro que no has crecido? Y mucho además

Queiles dijo...

Abriles, seguro que no has crecido? Y mucho además

XuanRata dijo...

La tele encendida es el moderno trasunto del viejo hogar, encendido también, la entrañable chimenea donde se consume lo que nos da vida. También las llamas de algún modo hipnotizan y las chipas prenden la mecha de las historias que se repiten con la misma fascinación un invierno tras otro.
Reunirse en torno a un lugar, a un objeto, una luz, es algo tan inscrito en nuestros genes que trasciende la naturaleza del objeto.

Un saludo, Queiles.

Abriles dijo...

"Miedo al niño sin televisor" Como decía Galeano...Llevas razón, he crecido.Lo bueno es que tampoco soy gigante, todavía quepo en mí.-

Laurita dijo...

"A partir de ahora lucharía para que nada fuese igual y no se repitiera el dia en que no quisiera crecer mas y volviera a dormir con la TV encendida"

No me importa tanto lo de la tele; qué duro, qué angustioso no querer crecer... es como querer... morir.

Besos, Queiles.

GINEBRA dijo...

Que tengas una buena entrada de Año, Queiles, que te traiga ilusión y ganas de emprender cosas.
Besos

Maria Coca dijo...

Siempre se ha dicho que la tele es la caja tonta y es cierto. Un micro que es toda una denuncia. Muy bueno.

Besos y feliz año.

Laurita dijo...

¡Ah de la casa! ¿Sigues ahí, querido amigo? Se te extraña.