domingo, 9 de mayo de 2010

Perspectivas de libertad.

Condenas
Y llego el dia en que el último recluso de la prisión federal habia cumplido su condena.
Desde entonces la penitenciaria quedó con un solo inquilino sin sentencia y sin ánimo de fuga: El alcaide.

5 comentarios:

Abriles dijo...

genial, Queiles, muy muy bueno.
ideal para la primera página de "vigilar y castigar"
jajaja.-

anabel dijo...

Micorrelato perfecto y genial.
En su brevedad hay condensada una inquietante novela.

Un abrazo.

en las nubes dijo...

Muy bueno!!! :D

Maria Coca dijo...

El único condenado de por vida. Qué bueno. También a mí me hubiera gustado escribir algo así, querido amigo.

Un beso.

Beats dijo...

Lo breve dos veces bueno, seguiré leyendo!
saludos.
beats!