jueves, 22 de abril de 2010

Cómplices


Se encontraron en el oleaje de la Gran Muchedumbre a mediados de Abril .Vivian en hemisferios distintos pero para ellos solo podía ser primavera .La casualidad y una mutua y mágica simpatia los hizo cómplices
Él, que tenia nombre de rio, le prometió:
-Nunca estarás sola.
- Necesitaba que me lo dijeran- confesó ella desde su otoño -
Y desde entonces cada día cruzan el inmenso puente hacia el otro lado .
Ya nada los separa a pesar de esos dos centímetros y medio en el mapamundi .
-Te quiero -dice ella -
-Te amo -repite él -
Cuál sol y luna, su energía parece remover todos los mares de la tierra.

4 comentarios:

Tereza dijo...

Qué hermoso! A pesar de las estaciones, el amor sigue.

anabel dijo...

Precioso este amor de primavera y otoño, a ámbos lados del mar.
No hay fronteras para el amor.

Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

siempre maravilla la constancia de quien se ama así, como el día y la noche, como las estaciones

La sonrisa de Hiperión dijo...

Cómplice de Abriles?
Siempre un placer pasar por tu universo virtual...

Saludos y un abrazo enorme.