jueves, 9 de abril de 2009

Metas.

Propósito de vuelo

Después de darle muchas vueltas al patio, había tomado una decisión: Quería aprender a volar y pondría todo su empeño en ello. No aspiraba a altos y presuntuosos vuelos, ni a majestuosas acrobacias, ni a caídas en picado desde las alturas. Sabía de sus limitaciones y las reconocía, solo quería volar aceptablemente y depender de su propio vuelo. Ella tenia asimilado que era solo una gallina.



18 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Yo volé un día, pero sólo uno, mis alas quedaron desplumadas, y ellas solas se fugaron en desbandada....

Saludos!

Camille Stein dijo...

volar, incluso contra natura, sentir el calor del sol contra las plumas de cera, el viento en el rostro alumbrado...

... ya llegarán los tiempos de tierra

un abrazo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

yo veo otra meta en esta buena foto: escribir con la arena de las cosas.

Virginia dijo...

Me encantó la entrada, muy ocurrente. Lo que no sé es si la pluma es lo único que queda de la fragilidad del vuelo...

María dijo...

Volando, con alas o sin ellas,
esa sensación es maravillosa,
me encanta cuando leo
cosas de volar parece como si yo
también volara en esos momentos.

Magnífica música, un placer estar de nuevo aqui.

Un besazo, amigo.

GINEBRA dijo...

Pués quizás tengamos que aprender de ella e intentar asimilar lo que somos y hasta donde podemos llegar y "más en los vuelos"... Me gusta tu ´música, lo que dices y tú también. Buenas vacances,señor Queiles. Muaaaa

Queiles dijo...

Es un tema que da para mucho. Escrituras en arena que al fin y al cabo son viento que vuela y garabatea en las dunas. Bienvenida a este rincón Virginia ¡Que tal Maria! Últimamente te tengo algo abandonada.
Sonrisa, quizá con el tiempo crezcan otras.
Ginebra gracias, me sonrojas ja ja ja
Besos

Oteaba Auer dijo...

Magnífica metáfora...a veces me pregunto por qué a los seres humanos nos cuesta tanto reconocer nuestras limitaciones y caemos en la ansiedad del querer ser y no poder...
Queilles, me gusta esa gallina que asimila su condición sin depender de nada ni de nadie.
Feliz finde
Besos:)

Cris dijo...

Qué bueno... era sólo una gallina.
Bueno, creo que nos acomodamos y nos excusamos y justificamos que no volamos porque no tenemos alas, pero... hay tantas formas de volar para las que no hace falta tener pluma... La imaginación, los sueños, los deseos, los anhelos, la fuerza de las pasiones y los deseos, etc.

Maravillosa la foto, genial el texto como siempre un placer venir.

besos

Abriles dijo...

lo que escribo aquí, mi granito de nada tien que ver con tu texto o tal vez si
Te amo, queiles!

en las nubes dijo...

volar...

Patricia dijo...

es hermoso volar y depender de tu propio vuelo es verdad!!...pobre gallina :(
un beso, feliz fin de semana!!

Lúcida dijo...

Todos ansiamos volar. Quizá sólo lo consiguen los que ven más allá de la gallina.

Anónimo dijo...

Pués a mí también me gusta la metáfora de la gallina,saber hasta dónde estan nuestras limitaciones, y no dejar de soñar.

Saludos. Amapola Azul.

Troba dijo...

era un hombre muy viejo
con unas alas enormes...
(recordando a Gabo)

saludos!

Ericarol dijo...

Me provocó risa porque jamás imaginé que se tratara de una gallina. Me gusta la foto con la pluma!

Maria Coca dijo...

Genial!

Emilio dijo...

Muy bueno; mis aplausos son para ti.