miércoles, 7 de enero de 2009

Renovarse o morir.

Camaleón.
Habia sido un reputado fisioterapeuta que prestó sus servicios en una exclusiva clínica privada y se sintió halagado por gran número de deportistas de élite. Trás los graves cambios politicos ocurridos en su pais, su experiencia laboral le permitió ser funcionario del nuevo estado. Trabajaba en el servicio de inteligencia central torturando metódicamente a los disidentes.

27 comentarios:

Nausicaa dijo...

... Pues vaya cambio...

GINEBRA dijo...

jajajajaja, desde luego tienes una imaginación portentosa. Aunque pensándolo bien, éso que narras puede ocurrir en muchos sitios, me viene a la cabeza "el doctor muerte". Besos de buenas noches, señor Queiles.

nurimoon dijo...

Pues nadie sabe para quien trabaja, quizá a los deportistas de élite que les daba tratamiento déspues fuerón non gratos para la politica y termino torturandolos.
Me gusto la imagen del camaleón me encanta ese verde, no se de que color haya sido ayer..

saludos

sedemiuqse dijo...

Hay mucho camaleón suelto....
Besos y amor.
PD
gracias por tu visita
je

Cris dijo...

Triste y desesperante paso atrás en la evolución cuando pasamos de poner las cosas en su sitio y relagar distensiones, a provocarlas.
Hay cosas, que por mucho que cambien de color, siguen estando ahí.

Groucho dijo...

JODER¡¡¡
UN SALUDO...

Amada Inmortal dijo...

jeje muy bueno! cosas que pasan... buen año!!!

Maria Coca dijo...

Uff!!!!! Y mira que empezó bien...

Me gusta la sorpresa final, aunque desagradable.

Besoss

oyana dijo...

Qué horror!!! Estoy convencida de que muchas veces la bondad se sostiene con alfileres. Se sostiene porque lo que te rodea, te lo permite. En cuanto cambian las cosas, cada uno tira para donde le va mejor.
Esta entrada me ha hecho pensar largo rato. Yo soy incapaz de matar a una mosca, pero si alguien intentara atacar a un hijo mío, por ejemplo, mataría. Aunque creo que jamás haría lo que cuentas en tu post. no puedes ser desleal contigo mismo porque te mata la conciencia a base de remordimientos. Claro que puede ser que alguien no tenga conciencia...
Un beso

Jorge dijo...

Pasé por aquí, me gustó, seguiré leyendo.

Ericarol dijo...

suficiente drama como para hacer una película...

besos!!!!

ya te dije Feliz Año Nuevo???

Juan Luis G. dijo...

No siempre el reciclaje es bueno.

Un abrazo.

Fernando Santos (Chana) dijo...

Olá amigo, bela fotografia...belo texto...Espectacular...
Um abraço

My imperfect world dijo...

Hol, me gusta mucho tu blog, te seguiré leyendo.

Un beso.

mas de mi que de... lirio dijo...

Y lo peor es que se mezclan entre nosotros cambiando sus colores y pasando casi desapercibidos mientras cometen sus atrocidades en el mas oscuro secreto.
Tan real como la vida misma.
Pase y me gusto... volveré.

María dijo...

Renovarse o morir, tú mismo lo has dicho, son necesarios para todos los cambios, lo que pasa que hay un refrán que dice: "Es mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer", pero de todos los cambios aprendemos a seguir creciendo, lo importante es saber afrontarlos, no tener miedo a ellos.

Un beso y gracias por invitarme a conocer el nuevo blog del que tú formas parte, allí dejé mi huella y lo dejé enlazado al mío.

Oteaba Auer dijo...

Una gran diferencia entre renovarse evolucionando positivamente y ser chaquetero.
Un beso

en las nubes dijo...

VAYA ESTRES!!!

Vivian dijo...

Ay Dios, estos textos te salen por andar "con el unicornio" jajaja.
¡Tienes mucha imaginación Quieles!
¿Esa foto es tuya? Creo que nadie me ha mirado tan profundo, muero de amor.
Después vengo.
Besos

Vivian dijo...

Le di vuelta a tu nombre, grrr; impacto del camaleón!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Joder como está el patio!
jajajajaja
Saludos

Jeanne dijo...

Uffffffff me ha dolido ese final...

J.

Lúcida dijo...

Yo en este caso quizá hubiese preferido morir...

Nacho Carreras dijo...

Se adaptaba a todo.
Saludos.

Liberto Brau dijo...

Vine de "paseo" a agradecerte tu adhesión a mi novela AMANECE PÚRPURA y me quedé un buen rato disfrutando de tus "pensamientos haiku" y preciosas fotografías en los dos blogs que cuidas individualmente... Fue un placer que pienso regalarme de vez en cuando con cierta asiduidad, y rebuscando en tus archivos... me sentí muy cerca de tus palabras y de tus imágenes... También de tu nick, al fin al cabo pasé centenares de días a orillas del Río Queiles, desde el Moncayo a Tudela. Fueron días felices, la mayoría... Te espero de nuevo en AMANECE PÚRPURA, y tus comentarios o palabras allí, para que cada 52 "lectores" siga publicando abiertamente esta novela por entregas... Gracias

XuanRata dijo...

Precisamente hoy tengo que pedir cita para el fisio. Veré antes si sus ojos giran de modo independiente.

Eres tremendo, Queiles.

Bohemia dijo...

Wow...mazazo de historia...
Me encantan las que me sorprenden.