viernes, 5 de diciembre de 2008

Escritos a vuela pluma II.

¿Donde las certezas?
Y dime tú, cuenta, háblame ¿A que ilusión me adhiero que no pierda en guardarropía el ímpetu de su existir?
¡Cuéntame por favor! ¿Como cultivar promesas cuando a las multitudes las abonan para ser pasto de la futilidad?
Aconséjame, buena persona ¿Que utopía siembro si la verde tierra huye enloquecida de dióxido y especulación?
Dime tú donde asentar mis esperanzas, donde encontrar raíces que al menos me dejen tener una casa, un árbol, un destino, un Edén...
¿Donde?¿Donde iran las mujeres y hombres que no han dejado aún de vivir?



P.D. Si. Soy así de extremista. Igual escribo en Word que con pluma y en cuaderno, en cualquier esquina del dia.

19 comentarios:

Nausicaa dijo...

Lo importante es expresar, si es escribiendo en cualquier parte no está nada mal.

No sé donde podrias encontrar un Edén, pero puedes luchar por él.

CondeVolney dijo...

Estimado poeta, compañero, si esperas que un céfiro del norte o del sur riege con su sabia brisa tus preguntas, y descubra el arcano que que buscabas, condenas al observador y lo observado, solo la quietud tiene respuestas, intente, sin esfuerzo, vivir con la muerte en el silencio sin futuro y el irrelevante tiempo nos vestirá con una nueva mente cargada de respuestas.

Desde mi alma farolera, con este minusculo granito, celebro al tan buscado Unicornio azul. Volveré.

Cornelivs dijo...

Prefiero vivir con esperanza, amigo Queiles. Aunque no haya motivo, aunque todo este cuesta arriba.

De todos modos tenemos que vivir. ¿Por qué no hacerlo, entonces, con esperanza?

Gramsci decia: "Ante el pesimismo de la inteligencia, el optimismo de la voluntad".

Yo creo en eso.

UN ABRAZO.

GINEBRA dijo...

Hago un hueco en esta mañana de ajetreo para venir a verte y me encuentro con unas letras utópicamente maravillosas. Pués me gusta su extremismo, señor Queiles, sus ilusiones puestas aún en cosas posibles, distintas al sistema que nos toca vivir. Los hombres y las mujeres que no han dejado de vivir siempre tendrán un sitio. Un beso y buen finde

GINEBRA dijo...

joder, Queiles, otra vez me veo en tu caja de favoritos, jejejejejjeje, ¡me encanta!!!!. Me alegra mucho que te llegue lo que digo y que te guste como lo digo. Es mutuo. Adiós de nuevo.

Qymera dijo...

¡La mejor inspiración no está delante de un teclado! Las mejores obras nacen de esas esquinas del día.

Un beso

Sonita dijo...

lo importante es no dejar de escribir, seguir adelante pintando letras, haciendo volar las palabras, dandoles vida, sabor y sentido.
sigue maravillandonos con tu pluma, y si esa es un teclado, no por ello deja de ser una pluma!
un dulce saludo, y qué la esperanza acompañe tu andar.

MARISEL dijo...

Así es poeta, no hay lugar para expresar sentimientos ni momento preciso, mientras te adhieras a la ilusión de la vida.
Pasa `por mi blog hice una tarjeta navideña para ti con mucho cariño,llévala contigo.
Besos
Marisel

Vivian dijo...

Ahh Queiles…
¡Qué profundo estás hoy!... ¿Y para qué quieres saber todo eso, eh? A veces es mejor no tener respuestas, porque cuando crees tenerlas siempre sucede lo contrario.
El texto es muy bonito, valió la pena conocer tus interrogantes.
La imagen es una belleza.
Un beso grande.

en las nubes dijo...

Ojala todo se resolviese preguntando... dime, dime dime amor...

Sara Gabriela dijo...

Pues no ganamos mucho cuestionandonos y esperando a que los demás nos respondan, el chiste es si no encontramos donde sembrar, buscar nosotros mismos el lugar y nunca dejar de vivir...
Un saludo! =)

Troba dijo...

Cuéntame
qué hay detrás del estrecho y los barcos maltrechos por el vendaval,
dime si hay un país, un matiz de raíz con una capital,
dime si allí no cantan canciones lejanas.
(Frank Delgado)
-----------------------------
Un gusto leerte ...
Saludos

Bohemia dijo...

Yo también escribo como tú donde surja o donde me place si de pronto me asalta una idea...me encantó eso de: en cualquier esquina del día...

BSS

oyana dijo...

Busca dentro de tí, no fuera.
Y, como dice Cornelius, siempre con esperanza.
Un beso.

Lúcida dijo...

De cualquier manera, pero siempre mirando hacia adelante.

PAOLA dijo...

El hogar de la certeza es la duda permanente, es probarnos a nosotros mismos que podemos diferenciar un minuto del otro en una letra, es poder doblar la esquina y seguir de pie, escribiendo con sangre si es necesario.
Y tu eres un ejemplo de certeza, al menos la seguridad que me infundes desde tus reflexiones.
Te dejo un abrazo Queiles con todo mi cariño

SOMMER dijo...

Yo creo que las buenas personas no dan consejos. Simplemente no molestan...

Georgia dijo...

¿Donde iran las mujeres y hombres que no han dejado aún de vivir?


Seguramente vendremos a tu blog

un abrazo verde

La sonrisa de Hiperión dijo...

"¿Donde?¿Donde iran las mujeres y hombres que no han dejado aún de vivir?"


Pues irán donde los dejen. Suficientemente dificil es ya vivir el minuto a minuto como para mirar mucho mas allá!
Saludos!