sábado, 25 de octubre de 2008

Bosque (Y III)

 La niña del bello rostro está cogiendo aceituna.   El viento, galán de torres,   la prende por la cintura. Arbolé seco y verdé.
Mar. Aquí al bosque lo llaman mar. Ejercito perfectamente alineado desfilando hacia la noche. Mar de olivos. Murmullo antiguo de grillos y chicharras, vuelo corto de mochuelo. Infinito oleaje de plateados verdes, oscuros verdes y cegadora tierra blanca. Olivar con raices de luna llena, mar de noche clara. El futuro se vislumbra en ondulada marea olivácea. Seco mar de oscuros y luminosos anhelos, amarrados al retorcido tronco del eterno subconsciente. Milenarios brazos que cuelgan del cielo raso su oleo de vida. Milagroso desfile al son de vara y soleá, corro de candela y manos coloradas de frio.
Tierras de aceite claro, virgen y puro. Oleo de ardiente sol y viento solano en llano y escarpado.
Aquí al bosque lo llaman mar y como el bosque o el mar, tambien el olivar llena de fruto intenso y brillante el reparador sueño de sus pueblos . Su sagrado aceite consuela y fortalece las heridas del maltrecho destino.

14 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Mares de aceitunas. Regimientos de ojiblanca.
Me encantó. Sin palabras

oyana dijo...

Arbolé, arbolé
seco y verdé.

"La niña del bello rostro
está cogiendo aceituna.
El viento, galán de torres,
la prende por la cintura.
Pasaron cuatro jinetes
sobre jacas andaluzas
con trajes de azul y verde,
con largas capas oscuras.
«Vente a Córdoba, muchacha».
La niña no los escucha"....

Mi amado Lorca.

Soy de mar, pero me vale la comparación y me emociona tu manera de escribir.
Un beso

Lúcida dijo...

Entre olivos, olivos y olivos... así recuerdo el camino que nos trajo de vuelta tras varios años entre mares de asfalto.

Cornelivs dijo...

Bendita mi tierra madre, la tierra de olivos que me vio nacer...

Preciosa entrada.

Un cordial saludo.

en las nubes dijo...

ese aroma de Lorca... muy bonita entrada!!!
ayyy...

La Maga dijo...

impresionante.T e tenia un poco olvidado,pero es que estuve a mil por hora!
me gusto la entrada ...porque ademas me encantan los olivos!!

GINEBRA dijo...

QUEILES, con mayúsculas!!! Desde luego es una descripción en toda regla. Buen dominio del lenguaje y una óptica perfecta para ver las cosas que tienes cerca. Un beso enorme.

Tu Vecina Day dijo...

Buenos días Queiles,

Un honor,muchas gracias por tus agradables letras,y un encanto para mí especial que vives en un lugar donde está un Sr que aprecio mucho y habla bellezas de Córdoba,vuestra cuidad.

(El es abuelonet)

Recibe un abrazo,y felices días :)
pd:que bello tu header..ummm ese verde sinigual..

Veronica dijo...

Ya me preguntaba yo qué arbustos serían... y claro, tenian que ser olivos.

Un saludo.

Maria Coca dijo...

Toda una oda al olivar. Un escrito que bien podría ser un poema plagado de sensaciones, de impresiones con colores y sabores.

Me gustó.

Besosss

Bohemia dijo...

un verde mar donde se respira de lujo...bss

Qymera dijo...

Un mar distinto, pero precioso. qué arte para escribir y que gracia imitando al acento.

Un saludo

Laurita dijo...

En cuanto he visto tu mensaje, he venido corriendo, corriendo a leer tu entrada.

"Aquí al bosque lo llaman mar (...)Mar de olivos" Y eso parece, extendiéndose hacia la orilla trazada por nuestros pies en las lindes del campo.

"Murmullo antiguo de grillos y chicharras" ¡Esas siestas de agosto! Y no tan siestas, que a veces el concierto dura hasta bien entrada la tarde.

"Infinito oleaje de plateados verdes, oscuros verdes y cegadora tierra blanca" Mis ojos se llenan de esta pureza cromática.

"Seco mar de oscuros y luminosos anhelos, amarrados al retorcido tronco del eterno subconsciente" Magnífica frase que no deseo despedazar.

"Milenarios brazos que cuelgan del cielo raso su oleo de vida", delicioso óleo que fluye ante mis ojos y desemboca en una olorosa hogaza de pan tostado (el famoso "joyo'aceite" de toda la vida)

"Milagroso desfile al son de vara y soleá, corro de candela y manos coloradas de frio" La Dama Zahorí recuerda que también fue aceitunera (veritas est)

"Su sagrado aceite consuela y fortalece las heridas del maltrecho destino" ¿Se puede decir más? No.

GRACIAS QUEILES, GRACIAS, GRACIAS Y GRACIAS.

Sonita dijo...

ambos lugares, mar y bosque son rincones de paz, armonia y tranquilidad.
un dulce slaudo