sábado, 19 de julio de 2008

Postigos.

Aire fresco.
Todo lo cerrado acobarda, ensombrece, disuade, amarga...diluye y amortigua hasta que la piel y las neuronas adquieren el mas pálido e inconsistente tono gris. Por eso no cabe recetar otro reconstituyente que no suponga agarrar con fuerza los mohosos postigos de toda ventana y obligarla a abrirse de par en par. Aunque el viento y la lluvia desordene la estancia. Mejor estancia desordenada que existencia vacia.

19 comentarios:

carola. dijo...

Qué me gustan tus fotos, Queiles, y que me gustan tus posts. Perdones mil por mi larga ausencia. Vuelvo despacio, pero segura, como la tortuga de la fábula.
...Y mil besos también.

Ginebra dijo...

Queiles, personalmente esta reflexión me ha gustado mucho. El alma es como la ventana, hay que expresar lo que sentimos, abrirse al mundo y a las sensaciones, hay que airearla (siempre encuentras alguien que te escucha)... La foto es preciosa. Gracias por esta belleza en pocas palabras. Besos.

Sara dijo...

Queiles...Queiles...amigo Queiles!!!veo que sigues en la brecha y de que manera...estoy totalmente deacuerdo con tu escrito, siempre genial...aire fresco siempre y que corra el aire, el viento, las tempestades lo que sea,( bueno tampoco huracanes eh!!!jajajja) siempre mejor eso que la existencia vacía.
Ya estoy de regreso y es un placer reencontrarse con los amigos asi es que nos vemos vale?
Un abrazo amigo

XuanRata dijo...

Podemos abrir la ventana y dejar que el afuera entre dentro, pero sin esas cortinas ¿cómo reconocer las curvas del aire, cómo asirmne a su cintura?
¿Pueden ser las palabras, las cortinas del alma?

Mar dijo...

Me dejas pensando tanto... mejor atreverse???

Besitos amigo

Arha dijo...

abriéndome al espacio virtual
di con tu espacio

la vida pide viento


celebro encontrarte

caramelo dijo...

es cierto, así como se abre la ventana se debe abrir el corazón...

Un abrazo,

La sonrisa de Hiperión dijo...

Aire entra, aire pasa... ya lo decía Jose Mercé...
Saludos

Camille Stein dijo...

así es, amigo

mejor que el caos mueva el aire enrarecido de las estancias cerradas

mejor vivir experiencias que la permanente parálisis

un abrazo

Como el agua... dijo...

Hola!! que cosas super interesantes me vine a encontrar!! jeje ese viento que entra y desordena todo, ese viento que nos hace recordar y sentir cuan vivos estamos!

Un abrazo!

Shanty dijo...

Visitar lugares encerrados me dan esa sensación oscura, gris que describes. No hay como la luz, la claridad en todo lo que nos rodea, incluso en la búsqueda de nuestra alma, para que ilumine nuestros rincones.
Besos,
Shanty

María dijo...

Debemos abrir, cada día, las ventanas de nuestros hogares para que entre el aire renovado, aunque lo que entre sea el aire contaminado jajaja, pero al abrirlas, nos da la sensación de abrir esa luz, esa renovación, igual que la de nuestras vidas, debemos mantenernos abiertos a todo, sin dejar nuestras puertas cerradas a lo que nos toque vivir.

Un beso abierto en la mejilla.

Vive Malabar dijo...

Estoy contigo, abramos las ventanas, la mente, los ojos, los brazos y dejemos que entre todo lo bueno que no sabemos recibir, o que por miedo rechazamos...

Dejemos que ondeen las banderas cortinianas que marcan nuestro territorio, dejemos que sean indicativos de que algo entra, y no límite ni frontera...

Pero qué tal si además de tanto en tanto nos atrevemos también a asomar un poquito la naricilla???

Me gusta el color y contraste de luz de las "banderas" de esta ventana.

Sonita dijo...

la luz irradia cierto bien-estar que llena nuestros corazones y pinta en los rostros hermosas sonrisas.
me encanto la foto..
un saludo dulce

Antonio Aguilera dijo...

Paisano, por lo que veo vivimos en la misma provincia. Yo al SUR, casi más granadino, jienense que "cordobé"........................En Priego.
Aquí estamos un buen equipo de amigos blogueros, amantes de la literatura sobre todo.

En cuanto a la apertura de ventanas, lo principal creo que es un corazón abierto.... y mestizo al poder ser.

Saludos cordobeses

Lúcida dijo...

Esa palabra, postigo, siempre me recuerda a los veranos en casa de mi abuela. Ya no la recordaba.

Laurita dijo...

Odio el desorden, aunque admito que hay desórdenes en los que todo tiene su lugar.

Comparto tu horror vacui y tu pasión por el desencadenamiento de los fenómenos naturales. Como buenos andaluces, las fuerzas telúricas nos llaman.

Queiles dijo...

En realidad,Laurita nunca me planteé mi esencia barroca.Incluso a veces creia ser minimalista,pero llevas razón las fuerzas telúricas hasta me dejan sms en el movil.
Gracias a todos,Carola,ginebra,sara,Xuanrata,mar,Caramelo,Hiperión,Camille,shanty,maria,sonita,lucida y ,por su puesto Laurita.
Bienvenidos a Arha,como el agua,vive malabar y Antonio Aguilera.
Besos

Kat dijo...

Que buena reflexión...me encanta la foto.
Besos