lunes, 21 de julio de 2008

Paseando.

Pequeño mar.
Los acontecimientos cruciales, aquellos que marcan la existencia, son tan sencillos y simples que no tienen fecha concreta. Van goteando poco a poco a lo largo de la vida hasta llegar a formar tu pequeño mar interior.
Niño ayer de marítima mirada prendida en el horizonte del futuro . Y el futuro ya es el hoy ,que sigue mirando al infinito .Mientras encajes de ola besan el cansancio del caminante.
Que el mar nunca cese.

16 comentarios:

en las nubes dijo...

Como siempre precioso Queiles... que ganas de sentarme a mirar el mar y dibujar en la arena mis pensamientos...
Y como siempre...soñar...

Besicos!!

abril dijo...

Y sabemos nosotros de carambolas, no?
De cruciales acontecimientos sin fecha.
tE JURO QUE TRATE DE SER QUIEN COEMENTARA PRIMERO!!!
Un beso.

Camille Stein dijo...

exquisito, amigo...

que nunca cese ese mar y que nos murmure olas por siempre

un abrazo

Ginebra dijo...

No pelearse por comentar antes o después, LO IMPORTANTE ES LLEGAR... me encantó la primera frase, esa de los acontecimientos cruciales de nuestra vida son tan sencillos que no tienen fecha de caducidad. Es precioso. La reflexión sobre el tiempo, la vida, muy acertada.
Bonita foto del mar. Echo de menos el mar, más en verano.
Besos

abril dijo...

Queiles, sabes que no es pelea, solo saldar un deuda, devolver un detalle.
Te quiero

La sonrisa de Hiperión dijo...

Es curioso, que los de tierra adentro decimos el mar... y la gente de mar, dicen "La" mar... será porque la ven con alma de mujer

Sara dijo...

Que nunca cese...y entre los acontecimientos cruciales de mi vida siempre está el mar cerquita, muy cerquita... que entrada tan bonita amigo Queiles!!!!
Tienes una sorpresa en mi blog, pasa a recogerla vale?
Un abrazo

María dijo...

Amigo Queiles:

Te felicito por este maravilloso post, porque con él, hablando de esa profundidad del mar, me has rozado mi profundo corazón; y, precisamente, porque le tengo muy lejos de mí, necesito su alimento, el de sus olas, el de su mirada marítima, el del roce de ese agua, para sentirme un poquito más viva y más llena, por eso este año me voy a sentir medio vacía.

Un beso salado.

juan quintero dijo...

En el trayecto, las huellas nos sirvieron para recordar el camino andado, no para regresar sobre nuestros pasos. Un abrazo.

xtobal dijo...

una foto muy interesante.
he visto tu blog y ma ha gustado
enhorabuena
buen disparo

Laurita dijo...

Lo bueno del mar es que siempre lo arrastra todo.

siempre el mar dijo...

Hola Queiles¡¡¡ hoy me quedé mirando esa foto, me diste de lleno jajaja. Donde irán esas huellas....que el mar nunca cese, lo defiendo.
Besitos.

Ericarol dijo...

el mar...mi lugar favorito. un beso. gracias siempre por pasar por mi blog. te enlazo.

XuanRata dijo...

Que no cese aún a sabiendas de que esos encajes que nos encandilan terminarán borrando nuestras huellas. Y precisamente por eso.

Sonita dijo...

la vida son esos trocitos de momentos que vamos experimentando. son esos momentos alegres y otras veces tristes. son un todo que vamos esparciendo por nuestro sendero y que le da la magia a nuestro andar.

carmncitta dijo...

echo de menos los paseos por la playa, aquí con la piscina no es lo mismo...