martes, 24 de junio de 2008

Las mañanas

Desayuno.
Hay mañanas que cuando salgo de la guardia nocturna nada me apetece menos que irme a dormir tras una noche de poca incidencia y demasiada blancura tan aseptica como monótona.Entonces abandono el cubil por el camino mas corto,generalmente urgencias. Saludo las ojerosas caras de la noche anterior y quizá tambien alguna recien levantada, y me voy a la ciudad para respirar la luz del nuevo dia y ver el aire fresco en mis pupilas... o al reves porque quizá aún no este muy despierto. Me gusta desayunar tranquilamente; cafe con leche,mas cafe que leche, tostada de pan recien hecho, zumito de naranja... y el leve fragor de la cafeteria aún semidesierta ¡Que momento mas bueno!¡A veces ni siquiera se oye el temible hilo musical! Que angustiosa caida al vacio puede ser dejarte sorprender por la enfermiza selección de un hilo musical.Mas tarde camino tranquilamente con el paraguas abierto (Solo si es necesario) y sin un rumbo definido.Despues vuelvo al coche y,según reaccione mi ánimo,conduzco hacia casa y duermo o hacia las puertas recien abiertas de una libreria y sueño. Aunque a veces, tambien sueño dormido.

19 comentarios:

Mediterráneo dijo...

Me has recordado mis salidas despues de una noche de trabajo. El aire en la cara, el sol saliendo, el olor del café, en un fin de semana... las calles desiertas.

Esa fotografía me a despertado el apetito de un buen desayuno... Aunque sean las 0:o7, jaja!

Queiles dijo...

Era lo que pretendia Mediterraneo.Y como verás es una dieta apropiada para el mediterraneo.jajaja

María dijo...

¡¡¡¡Y yo que pensaba que eras profesor!!!! ¡¡en serio!!! tienes cara de ello jajaja, es que, además he leído en tu perfil que tienes puesto educación.

Pues no veas las ganas que dan de comerse ese desayuno que tienes puesto en la imagen es que.. ¡¡¡tiene una pinta!!! ummmm.

Lo que yo desayuno es algo semejante: una taza de leche semidesnatada con nescafé (jajaja hago hasta publi de la marca y todo), y unas tostadas pero no echas en casa, sino de las que venden en paquetes.

Un beso.

Queiles dijo...

Pero si es que el personaje del relato no tengo por que ser yo Maria.Casi todo lo que escribo es ficción.Claro que soy profesor,maestro para más señas.Besos

abril dijo...

Pues café con leche, pan tostado y mermelada de mora, jugo de naranja, todo muy bueno, todo muy bien pero yo desayuno al medio dia... jajaja
es que cierta persona me despierta tarde...

Queiles dijo...

eres muy graciosa mi cómplice.Pero eso no es mermelada ,es tomate con aceite de oliva.
jajaja
Mañana esárás de pie bien temprno.
Te quiero

abril dijo...

Querido señor cvon mombre de río, no me referia a la foto, sino que te describia mi desayuno tardio. jejej
espero si levantarme temprano que tengo muchas cosas que hacer.
jajaja
un beso

Camille Stein dijo...

esos momentos mañaneros tienen un aire muy especial, como a medio camino entre el día y la noche, la pausa, el intermedio... tierra de nadie... ahí no pasa el tiempo y las cosas se disfrutan con la calma que después se añora

un abrazo

Lúcida dijo...

Y que nunca deje de soñar...

Besos

Queiles dijo...

Si Camille.Es una especie de tiempo de espera que se toma la histora de cada dia. Gracias

Queiles dijo...

Ojalá que nunca Lúcida

María dijo...

Pues la verdad es que nos confundes, por lo menos a mí me confundiste jajajaja, otro día dejas una nota aclaratoria abajo del todo diciendo: El personaje de la historia no soy yo, es tan sólo mi sombra jajaja.

Un beso.

Ginebra dijo...

Querido Queiles. Tu desayuno es el mío en vacaciones y fines de semana (me refiero al zumo natural de naranjas) pero la tostadita y el café "forever".
Me encanta tu reflexión y que disfrutes con esos pequeños momentos mágicos que describes magistralemente. La felicidad en pequeñas y placenteras dosis de cotidianidad... precioso!!!
Yo sueños, a veces, también dormida.
Besos.

Bethania dijo...

mmm....que rico, eso del juguito y la taza de café. Aunque te diré que yo después de una desvelada caigo como piedra y no sé nada más de mí.
saludos

Sara dijo...

Adoro el desayuno, maestro tocayo, es el ratito del día que más disfruto la comida y es que... soy una glotona de desayunos y este es mi ideal... el mediterráneo o continental.
Nuevamente un placer compartir este desayuno con un amigo como tú.
Un abrazo

Tormenta. dijo...

Y vaya desayuno eh! es lo malo de trabjar en según que turnos, que a veces no se sabe si estás soñado despierto o dormido!

Besossssssssss guapo.

Laurita dijo...

Un desayuno semejante y una visita a la librería...hummm...no se me ocurre una forma mejor de empezar (o en tu caso, se podría decir que terminar) un día.

Besos

Queiles dijo...

Si Laurita ,es perfecto para el inicio o para el final de jornada de cualquiera que se desayune con libros.

Besos

Abriles dijo...

ahora si que voy a llorar.
ese bocado con ds moridas distintas, una mas grande y una mas pequeña, desayuno para dos, nunca desayunaba sola aunque a mis horas, ya fuera de tarde para ti.