martes, 13 de noviembre de 2012

Mitologías

Relato de la creación.

En el principio existía la mujer y la mujer lo era todo. Nada existía sino la mujer. Pero ella no quería estar sola. Sopló suavemente sobre la nada y de la nada, que tenía forma de Diente de león, creó el Universo que se expandió en leves pelusillas. Desde entonces siempre se supo que la vida, la naturaleza, el hombre, el movimiento de los astros… todo en definitiva, tiene la fuerza del suave soplo de la mujer.

 

5 comentarios:

Abriles dijo...

la vida es un soplo.
Y hay gente, circunstancias, recuerdos, que son soplos de vida

Queiles dijo...

Gracias linda!!! Vos sos de esa gente. Besos

GEORGIA dijo...

Que hermosura...es un terciopelo cada palabra escrita...nos honras mi querido poeta...te abrazo con un soplo entre las manos

Laurita dijo...

O sea, que quien atenta contra la mujer está atentando con un trozo de sí mismo, de su propia naturaleza.
Me encanta volver por tu casa, Queiles. Un saludo.

Queiles dijo...

¡Gracias Laurita! Me encanta verte por acá. Besos