sábado, 29 de mayo de 2010

Los príncipes.


El último baile.
Se reunieron los príncipes de todo el arco iris posible y así, una multitud de altezas lucía y se pavoneaba en la amplia gama cromática del azul.
En tan fausto cónclave acordaban quien había de ser el que correspondiera a cada cenicienta, princesa, durmiente o hermanastra que completaba el catálogo de aquel floreciente país.
Entonces surgió la imprevisible debacle; En un giro inesperado, todas las doncellas de la corte se declararon republicanas y sacaron al parqué sus engorrosos zapatitos de cristal. La bolsa quebró y los príncipes permanecieron en infinito instante sujetando perplejos sus copas de champán sin saber si debían huir o convertirse en apacible rana.


6 comentarios:

Tereza dijo...

breve y hermoso... y la foto!!! increíble!!!

en las nubes dijo...

ME GUSTO LA HISTORIA PERO LA FOTO ME ENCAAAAAANTA!!! :D

FELIZ FIN DE SEMANA!!!

GINEBRA dijo...

Jajajajaja, ¡es genial, Queiles!!!! Ese giro inesperado de princesas declarándose abiertamente republicanas es, además de una utopía, un hecho que me gustaría conocer.
Aunque no "nos hablemos"mucho, te sigo siempre, y te echo de menos también. Besos y buen finde!!!!!

Abriles dijo...

apacible batracio de mi vida... No he sido princesa y lo sabes (por fortuna tampoco hermanastra) Sin drama sería un lágo con nenúfares para vos... un país, una república... ya sabés....

LINDA ENTRADA, QUEILES, REDONDITA

Maria Coca dijo...

Genial!!!!!! Me gusta el giro que das. Esta vez soy yo la que hubiera querido escribir éste texto.

Un besazo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Yo siempre quise un último baile....


Saludos y un abrazo.