sábado, 26 de diciembre de 2009

Detalles.

Recupero esta entrada del año pasado pues me parece apropiado recordarla estas fechas.

Cotidiana Navidad.
Su paso cansino contrastaba con el caminar decidido que solia derrochar siempre. Aún las calles permanecían mojadas por la llovizna otoñal de aquellos días. Abrió la puerta ,encendió la calefacción y las luces... Había llegado la primera. Toda la amplia estancia estaba llena de llamativos adornos navideños. Bolas de colores, cintas, guirnaldas, lucecitas de todo tipo, estrellas, acebos, abetos, figuras de Papa Noel y del Belén. Su lugar de trabajo estaba literalmente repleto de aquellos adornos de temporada. Al poco llegaron Lucia y Celia, sus compañeras, dando paso a su vez a los primeros clientes de la fría jornada. Se uniformaron y dedicaron la mañana entera a embolsar previo pago las ilusiones navideñas de la pequeña ciudad. Ya casi a mediodía. Sus ojos se posaron en la triste mirada de un niño pastor de diseño naif en arcilla policromada. El niño de la figurita estaba tan cansado como ella y la miraba entre asustado y suplicante. Durante toda la tarde, el pequeño pastor de barro durmió en el bolsillo de la chica y al final de la jornada ella depositó los dos euros de su libertad en la caja registradora de la tienda. Desde entonces el pequeño pastor la mira sonriente desde la mesita de su habitación y suele ser lo primero que cada mañana ven los ojos de la joven dependienta.


11 comentarios:

Tereza dijo...

El amor cotidiano es Navidad.
Te aconsejo escribir mas seguido, se te extraña.
FELICES FIESTAS QUEILES.

Cris dijo...

Muy bien recuperada esta entrada, imagen, texto, música, me parece una combinación exquisita.
Dejo unos cuantos abrazos por aqui.
Bss

Fernando. dijo...

Precioso relato. Representa lo mejor de la Navidad. Te deseo a ti y a los tuyos unos días llenos de felicidad. Un abrazo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Desgracia navidad de tarjeta de crédito...

Saludos y un abrazo enorme.

PAOLA dijo...

Queiles, amigo mío, aprovecho esta fecha para reencontrarte , recordarte cuánto t aprecio y los mejores deseos para el 2010

GINEBRA dijo...

Recuerdo haberlo leído ya en tu blog (ya somos viejos amigos). Ya me encantó entonces y ahora vuelve a emocionarme esta historia tan sencillamente tierna. Precioso, QUeiles...
En cuanto a Marruecos no sólo mantiene a Aminetu en arresto domiciliario, querido amigo, también está reprimiendo muy duramente a saharuis independentistas en cárceles o a aquellos que se atreven a visitar a Haidar.
Desde luego Marruecos viola constantemente los derechos de un Pueblo, vergonzoso y muy preocupante. No sé a que esperan España, Francia y otros países de la UE para actuar.
Besos

Sara dijo...

Es un post precioso.

Laurita dijo...

Quien fuera ese pastorcillo...

Un saludo.

Maria Coca dijo...

Feliz Navidad y Feliz Año Nuevo, amigo mío.

Jasonia dijo...

Nunca dos euros fueron mejor invertidos.
Hermosa entrada.
Te espero en mi nueva/vieja morada... por la otra pasó un tsusami.

Jasonia (antes Tiempo al Tiempo)

Bolieche dijo...

...Dios....! Realmente me envolví en el personaje... me gustóoooooooo!!!! solo digo eso: me gustó! uaoooo! Besos!