viernes, 15 de agosto de 2008

Insecto.

. Los fracasos.
A veces aquel triunfador, cual primitivo insecto, terminaba estrellado contra la luz.

16 comentarios:

La Maga dijo...

a veces es inevitable cegarse con la luz de la gloria.El verdadero triunfo deberia ser poder hacerlo
besos!!

Sombra de Luna dijo...

Los fracasos...algo a lo que todo el mundo tiene verdadero pánico, y en realidad es una forma mas de aprender en esta vida...

un abrazo!

Ericarol dijo...

Me da pena ver a esos pobres animalillos así...atrapados por la luz. No tienen nada mejor que hacer? Me imagino que es inevitable.

Un beso.

Sonita dijo...

habrà sido el exceso de orgullo que le cego...
a veces hay gente que olvida la modestia al triunfar.
linda y sabia entrada Queiles.
un dulce saludo.

carmncitta dijo...

de los fracasos siempre se aprende...

Kat dijo...

Estrellarse contra la luz en vez de aprovechar su calor...
Es un final que duele,pero es difícil evitar el fracaso, hay que ser un insecto muy experimentado...
Muchos besos

Marysol dijo...

Miremos el fracaso por el lado positivo, como una oportunidad más que nos es otorgada para llegar al éxito.
Cariños

La Maga dijo...

Exclente! tan simple y dice mucho...
Soy partidaria de la idea que: equivocarse te hace crecer, el ser humano hasta que no experimenta en carne propia no aprende ( triste pero real!!)...
Por otra parte, tal vez el aparente triunfador en su ambición ciega por llegar, olvidó que para estar en el piso 20, debió recorrer 19 anteriores...
Despacio, con calma, con respeto a los otros “participantes” se consiguen los laureles, claro, después hay que seguir trabajando para conservarlos...
Me dio mucha alegría ver que habías regresado, ojala esa promesa que hoy cumpliste, se perdure en el tiempo...
Gracias por tus palabras...
Un placer una vez mas tu lugar..te dejo un abrazo grande transportados por las alas de mariposas, hasta pronto!

GINEBRA dijo...

En pocas palabras, una verdad. A veces los que parecen triunfadores son fracasados y viceversa, nada es lo que parece!!! Besos

Tormenta. dijo...

Sí, y unos nacen con una estrella y otros estrellados, jaja. besos niño!.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Duermo junto a una lámpara de esas del ayuntamiento. es decir, tengo la mala suerte de tener un cuarto con ventana, en una segunda planta y ver muy cerquita a esos bichitos. Bueno pues no sé si te lo he dicho, el otro día vi uno que era igual que una Vespa de las antiguas. QUe bicho mas enorme carajo! jajajaja
Saludos

Vane dijo...

A veces por creer lo que no somos, o demasiado, llega el momento que la vida nos pega donde más duele. Creo que la humildad es de las mayores virtudes.

Laurita dijo...

La relatividad del éxito y del fracaso es un magnífico pretexto para que nos deleites con tu impecable prosa. Dejo la petición en el aire para que la recojas cuando quieras.

Besos

XuanRata dijo...

Es lo que se llama morir de éxito. Y calentito.

en las nubes dijo...

la luz que nos ciaga y no vemos el peligro... casi como el amor!!!

Amaveli dijo...

jaja

Muy cierto!!