lunes, 28 de julio de 2008

Apariencias.

Inquietud.
La linda muchacha de grandes ojos claros caminaba tranquila escuchando un mp3. Su bella sonrisa cautivaba y provocaba en ti una pregunta inquietante ¿Qué la hacia feliz?¿Que escuchaba para sentirse tan bien?
Eso era lo que creaba en ti desasosiego; que solo ella podía escucharlo.Tanto podía disfrutar de las variaciones Goldberg como atender con fruición a las estrictas instrucciones para un atentado terrorista. Pero solo ella lo escuchaba.

23 comentarios:

abril dijo...

Me encanta mi vida. Me gusta esa capacidad de escribir sobre detalles, cosas que todos vemos, que muchos nos preguntamos.
A veces voy por la calle con el mp3 y sonrío. Mas que temer que piensen que estoy loca, temo que piensen que voy oyendo reggaetón!!!!
UN BESO

Queiles dijo...

¡¡¡Por favor reggaetón!!! ¡Qe desagradable! Eso si que es un atentado,mi amor.
Besos

Camille Stein dijo...

no poder ser el Otro: la angustia del verdadero observador

... y la felicidad que nos pasa justo al lado, en forma de ojos claros y música que quisiéramos para nosotros

un abrazo

XuanRata dijo...

¿De verdad crees, Queiles, que si supieras lo que escucha la muchacha de grandes ojos claros terminaría tu desasosiego? Tal vez ni aun sabiendo que tu eres el objetivo de su hipotético atentado podrías apartar del todo tus ojos de los suyos.

María dijo...

Pero qué intriga y curiosiedad Queiles jajaja ¿qué estará oyendo esta mujer con esos ojos que desprenden pasión? ¿quizá esté escuchando palabras grabadas de su amor diciéndola lo mucho que la quiere y desea? en fin... nos quedaremos con las ganas de saberlo jajaja.

Un beso.

Con un par de Sensores dijo...

Muchas veces intentamos poner banda sonora a la película de nuestras vidas, sin saber, que por muy fuerte que suenen otros en nuestros oídos, nunca lo harán más qe nuestra propia conciencia. Mucho me temo que esa sonrisa la causaba algo tan profundo que unos oídos jamás podríam ser capaces de escucharlo.

Fntástico momento. Genial dis`paro, Queiles.

Meryposapontiac dijo...

primero: que bonita la chica
segundo: si, entiendo lo que dices. Me ha pasado de ir por la calle y ver a la gente escuchando sus mp3. Siempre me pregunto que escucharan, que los emociona, los hace felices, que musica les mueve el alma.
En fin, muy bonito blog, y por lo visto a ambos nos gusta Julio Cortázar :)
Un saludo!

Veronica dijo...

¿Y se atrevió a preguntarle?

Sonita dijo...

lo que se puede esconder detras de una hermosa sonrisa puede ser asombroso, espantoso... felizmente no siempre!
felizmente, muchas veces, detras de una dulce sonrisa està el un corazon sencillo, generoso, que sonrie porque la vida es mas facil sonriendo!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Que tienen las calles de madrid? que están llenas de muchachas con los ojos grandes?
Saludos

Sara dijo...

¡Queiles! sinceramente creo, que es distinta la sonrisa de una muchacha feliz porque va escuchando su música preferida, a la sonrisa paranoica de una muchacha feliz porque va a matar a alguien en un atentado terrorista y si no su sonrisa, si su mirada....la primera a mi me contagia la felicidad, la segunda es la que nos provoca inquietud y provoca!!!!!tal cúmulo de cosas.
A mi, tus escritos, me provocan siempre muy buenas vibraciones amigo unicornio azul, un placer leerte.
Un abrazo

Tormenta. dijo...

Ahá, a ver si se acordaba de ti, y por eso sonreía.. a saber, la mente humana, es tan complicá.
De todas formas, espero que fuera eso y que no fuera para un atentado. Esa parte, fue ..digamos,saber amargo.

Besos niño.

despojada dijo...

la burbuja que la encierra genera la más maravillosa de las incertidumbres. Muy bonito el post. Voy a andar de vuelta por aquí.
cariños

Queiles dijo...

Jeje Sara, en las bandas mexicanas los mas temibles matones son dulces e inocentes muchachas que conquistan con su bondadosa sonrisa.

GINEBRA dijo...

La curiosidad crea inquietud y "mató al gato", Queiles.... Escuchar música en mp3 es genial porque en momentos determinados sólo quieres transportarte tú solita, sin nadie más.
Besos lejanos.

carmncitta dijo...

nunca lo sabremoss....que intriga! jajajaja

juan quintero dijo...

De repente conectamos nuestro mp3 para desconectarnos del mundo, y convertirnos en testigos silenciosos de como la vida de los demas pasa frente a nuestros ojos.

en las nubes dijo...

pero... que estaba escuchando!!!
inquietante.... jajaja

Ericarol dijo...

linda foto, linda chica..te inspiró, eh???Un musa de verdad. Beso.

Nacho Carreras dijo...

Siempre quedará la duda.
Saludos.

Tristancio dijo...

A veces, no escuchar el ruido del mundo, nos pone contentos... algo contentos. No totalmente porque seguimos viendo...

Saludos.-

Laurita dijo...

Eso seguro que te sucedió en una ciudad rebosante de gente. En el pueblo, ni por asomo.

Si iba tan contenta, tal vez llevaba "los mejores chistes de Paco Gandía..." jeje...

Pedro Genaro dijo...

Excelente Queiles, me gustó mucho junto a la foto que escogiste, la verdad es que contextualiza bien el relato...o viceversa.

Por otro lado...qué tan terrible puede ser un raggaeton, jajaja??? Yo no como cuentos con mi trova pero de vez en cuando doy mis paseítos por otros géneros.