lunes, 5 de mayo de 2008

Mujeres.

Silvia.
Me gustaba salir con ella .Era muy agradable su compañía. A pesar de acabar la noche exhausto, a pesar del esfuerzo y a pesar de las palizas que solía darme; en aquellos días que viví en Jaén , era lo que mas luz me daba.
Ir con Silvia suponia que rara vez terminaba ileso . Si no sangraba por la nariz , guardaba algún moretón en mi cuerpo o tenia que llevar a la óptica mis gafas rotas al día siguiente. Aquellos golpes compensaban.
Cuando paseábamos las tardes de primavera por aquella ciudad tan inclinada yo marchaba sudoroso y ella observaba y reía . Siempre reía .Era la más alegre del grupo. Nunca soltó mayores carcajadas que el día que participamos en aquella cross popular y pinchamos una rueda.

Todos disfrutábamos de la música .Raro era el que no hacia sus pinitos en la canción o en algún instrumento. Estando en pandilla, si caía en nuestras manos una guitarra,surgia la fiesta. Ella se emocionaba tanto que había que abrazarla para bailar y de paso que no agrediera a nadie. No hay que decir que era la que mas bailaba. Tambien se deleitaba escuchándonos largo rato cantar canciones de amor y protesta. Su madre se preocupaba y nos decía "te ha hecho mucho daño" " Que va mujer si son caricias ".
Caminando por las calles no faltaban las grises beatas decimonónicas que al cruzarse miraban arrobadas al cielo y decían "¡Pobrecita!" entonces ella me cogía la mano y apretaba para decir con sus dedos "¡Pobres de ellas con la vida tan seca que llevan!" y así, cogidos de la mano, pudimos tener las mas sublimes conversaciones.
Nos gustaba verla feliz. A pesar de que la excitación supusiera riesgo de recibir un solemne guantazo de su parte.
Hace ya cuatro años que nos dejó. La parálisis cerebral severa que la acompañó durante sus 27 años acabó con ella. Pero siempre fue una mujer lúcida y feliz que disfrutó profundamente hasta el último momento.

18 comentarios:

Maritza dijo...

Bueno aunque no se me ha perdido ningún unicornio, que bueno que te encuentro en la casa que habito.
Y que lección de aceptación y tolerancia has dado con esa historia

Mi casa es tu casa
Hasta pronto

Patricia dijo...

Wow!...Leí todo el texto esperando enterarme el por qué de las palizas y uffa, se comprimió mi garganta... qué decir, bellísima historia, ha sido un placer leerte. Me siento agradecida por tu visita y comentario ya que me permitió arribar hasta aquí...volveré a leer, vi que tienes otros buenos escritos.

Y lo último, me encantó el nombre de tu blog.

Ahora si, dejo mis saludos, un fortísimo abrazo desde este rincón del mundo.

Sara dijo...

Pues preciosa historia y muy buena lección la que das...Por ella!!!
un saludo

abril dijo...

Sin palabras.
entiendo que no me lo adelantaras.
un abrazo

TOROSALVAJE dijo...

Dios!, es lo más bonito que he leído ene tiempo.

Me alegro de saber que queda gente como tú.

Saludos.

Pequeña Ainhoa dijo...

Solo decirte que ....................
no se que poner, sin palabras.
Tus amigos desde esa ciudad inclinada llamada Jaén.
Un beso hasta el cielo.
Carlos y Loly, los papás de Ainhoa.

Tormenta. dijo...

Yo no sré diferente, también sin palabras.. tristes,..eso si..

A ver cuando te da por poner algo animado eh!
Es genial en serio, delo que se siembra siempre se recoge?

Besos!.

Mar dijo...

Es bueno saber que hay gente como tu caminando por este mundo... es bueno saber que aún quedan personas preocupadas y ocupadas en personas.

Que linda labor, un beso.

digler dijo...

que bella historia. que dicha la de ella de encontrar personas que la valoren por ser ella misma

Queiles dijo...

Me abrumais, no tengo costumbre de tanta lisonja.
Maritza.Las lecciones las da la vida. Solo hay que tener suerte y encontrarte alerta cuando las imparte. Gracias por acercarte a este blog. Simpre serás bienvenida.

Hola Patrizia. Bellisimas tus fotos. Intente mantener el intres del relato de esa forma y contig lo consegui. Gracias por venir y vuelve si alguna vez pierdes un Unicornio azul.

Gracias Sara, lo escribí por ella. Son cosas que pasan, si a alguien puede servirle me alegra un montón.

Perdona si no te lo adelanté, Abril. El caso es que lo pensé para pedirte opinión en tu condición de cómplice. Pero al final no lo hice. ¡Siempre gracias!

Toro Salvaje no quisiera yo que muchos se me parecieran... en fin.
Gracias por tu visita. No sabes cuantasveces he visto la película de Scorsesse y la veré muchas más.
Siempre serás bienvenido.

Gracias Loly y Carlos. Vosotros desde la ciudad inclinada teneis muchas palabras que nos llenan y nos dan esperanza.

Tórmenta no son tristes , al menos para mi. Lo que pasa es que las buenas historias las que están llenas de flujo positivo tambien hacen llorar. ¿Como te va en el videoclub tienes "toro Salvaje"?

Las hay Mar y mas de las que crees. Seguro que tú estás entre ellas.No todo el mundo está aislado ni mucho menos y la ocupación y preocupación surgen de la secilla amistad.
Besos de chocolate con tacones.

¡¡¡ GRACIAS A TODOS !!!

Tormenta. dijo...

Cabezota jajja, ahora si que síme despido y noooooooooooooooooooo soy del video club que algunos me preguntaron porque no entienden de que es el tema!!!!jajajaja pordiós.
Besos,niño, te echaré de menos..

Hasta pronto,hasta luego...

Mar dijo...

Hola tu!

Te dejé un "Meme" en mi blog, que es como un premio y además unas preguntas... espero me hagas el honor.

Besos de chocolate!
-me gusto, ehh?-

siempre el mar dijo...

Hola Queiles, es preciosa lo que has contado, he podido verla ser feliz y a tí haciéndolo posible.
Hacía tiempo que no leía algo tan puro.
Besitos.

carola. dijo...

No me ha entristecido. Todo lo contrario. Fue feliz y tú lo sabías. Lo que me ha entristecido ha sido darme cuenta de que YO estaba pensando mal de ella al principio.
Bien por ti, que disfrutaste de todos esos momentos.
Un abrazo.

Loly mamá de Ainhoa dijo...

espero no te importe el que ponga tu blog en el mio, como blog de amigos, pues asi te consideramos Carlos y yo.
.
Un Beso hasta el cielo.
Loly, la mamá de Ainhoa.

Lúcida dijo...

Qué alegria descubrir a gente así, felices de ver a los demás feliz, de disfrutar con la risa.
Preciosa y conmovedora historia.

Queiles dijo...

Muchas gracias Lúcida. Eres bien venida

Abriles dijo...

Despues, vaya coincidencia, mihermano se llama Silvio.-

Pero bueno puedo verte enesta historia, te veo Juan...