martes, 22 de abril de 2008

Miradas

Verdes como la albahaca.
Ojos verdes.

Ya no recuerdo la última vez que alquilé una película. Siempre me gustó ver cine en pantalla grande para luego repetir en casa hasta el hartazgo las películas que más me gustaban. Estas, si podia, las compraba. son parte de mi pequeño tesoro, rara vez las alquilo. Pero ese dia una fuerza mayor me arrastraba. Así que entré a aquel establecimiento en vias de extinción que es el videoclub de la esquina, con el firme propósito de salir victorioso en la batalla.
Desde el otro lado del mostrador una joven me atendió. Era ella.
_ ¡Hola! ¿Te puedo ayudar?
_ Quisiera... hacerme socio
_ ¿Tienes el carné de identidad? Se lo dí, saco fotocopia, volvió.
_ ¿Teléfono?
_ 954 etc. etc.
_ ¿móvil?.- Yo miraba su rostro, embelesado
_Tengo que mirarlo.- le dije mientras pensaba.¿ para qué demonios les haría falta mi movil? y me contestaba a mí mismo, que aquellos ojos podrían llamarme cuando quisieran pero no lo harían. Se lo di.
_ Bien pues esta es tu tarjeta, la presentas para sacar o devolver las películas.
_ Gracias.
_ Para lo que necesites por aquí estaré.
_ ¿Serás mi consejera cinematográfica?
Ella esbozó una leve sonrisa y su rostro se hizo infinitamente bello. Y perdido en el misterio de sus ojos verdes repetí en silencio ¡Más cine, por favor!

3 comentarios:

abril dijo...

“¡Más cine, por favor!” Me encantó. Pero más cine?

Tormenta. dijo...

Claro más cine para volver a ver esos ojos,¿no?..

Chico, a por ella!

Besos, lo he pasado bien contigo.(en tu casa)jajaja.

Queiles dijo...

Asi es tormenta.Además es un guiño a una vieja canción de Aute "Más cine por favor.Que todo en la vida es cine y los sueños cine son"